Seguidores

viernes, 28 de febrero de 2014

Entre olivos y naranjos

"La gente me señala me apuntan con el dedo
 susurra a mis espaldas y a mi me importa un bledo
que más me da si soy distinto a ellos..."

Esta es la canción que me viene a la mente estos últimos días cuando salgo a entrenar. Estoy pasando unos días en casa de mis padres. En un pueblo de Cordoba, y apuesto anque soy el único que sale a correr. Es un pueblo donde todos se conocen, un pueblo pequeño, todos saben de la vida de todos, y el "el compadre style" está a la orden del día.
Recuerdo cuando el grupo de abuelos me vio entrenar el primer día, al ser un lugar pequeño y querer hacer un entreno decente me tocaba dar vueltas. Y el comentario no tardó en caer... "quillooooo, cuanta' vuelta lleva?? la tostá que te comera' luego tendrá que ser grande!!"
A mi no consiguen ubicarme. Incluso parece que a veces les moleste no saber quien soy. Puedo ver miradas curiosas en los pasillos del supermercado, cuando voy por la calle, me miran con mirada desafiante, mirando bajo la boina, con el palillo colgando de sus labios. Si ya despierto curiosidad por el simple hecho de venir aqui, imaginaos cuando me visto de runner.
La primera vez me sentí realmente como un extraterrestre. Porque la gente me miraba como si no hubiesen visto nada igual. Si ya es raro correr en un pueblo de gordos, con ropa de runner más todavía. Aquí hace mas frío que en canarias, con lo que me olvido del pantalon corto. Llevaba las mallas de invierno, el cortavientos y las gafas de sol. Pasé junto a un grupo de niños jugando al futbol, justo en el momento que le hacían el pase...el balón paso inadvertido, porque el niño se había quedado flipado mirandome por mi vestimenta. Igual se estaba preguntando que de que voy disfrazado.
Hoy es el dia de Andalucia, y había salido toda la gente a hacer paellas a la calle para celebrar el dia. Si era raro salir a correr un dia normal, pasar en un dia como hoy era toda una expectación.
Cuando dicen que los andaluces son exageraos, no es casual. Hay un personaje aquí en el oueblo que le llaman "el pipas" está todo el día sacandose pipas del bolsillo. Pues me he enterado que a él y a su madre los han ingresado porque entre los dos se ventilaron 5kgs de caracoles. 5kgs!!!!!
Pero la verdad es que no deja de ser divertido cuando estos habitantes me miran cuando voy a entrenar. De hecho es de lo más divertido del entreno, el ver como me miran. Pues estos días me estoy limitando a hacer rodajes, ya que he tenido que modificar los planes de entrenos por cancelación de carreras.  Los rodajes son aburridos, pues son por caminos en los que el paisaje es monotono. Terrenos interminables de olivos a la derecha y otro tanto de naranjos a la izquierda. Los arboles perfectamente alineados los mires de donde los mires. A eso hoy se le ha sumado un cielo totalmente gris y el frío. Así que me he conformado con un cochinero de 6 kms. Aprovecharé que al menos aquí el terreno es llano para ir haciendo kms y ya cuando esté de vuelta le daré caña a las piernas que parece quenya se están recolocando.
Os dejo porque ya me estan llamando para comer otra vez

martes, 11 de febrero de 2014

La fábula del elefante encadenado






Hoy os voy a compartir una fábula, de Jorge Bucay, con la que a veces uno se puede identificar. Siempre está la típica pregunta de a qué hay que hacer caso si a la mente o al corazón. Yo soy más partidario de lo segundo, porque al menos si lo haces, sea el resultado que sea, te quedas a gusto. Cuando hayáis leído la fábula, ya decidís con que parte os quedáis. Es un claro ejemplo de que si crees que no puedes, no puedes. Y de otra manera, si crees que puedes, puedes.




Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enorme bestia hacía despliegue de peso, tamaño y fuerza descomunal... pero después de su actuación y hasta un rato antes del volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.
Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría con facilidad, arrancar la estaca y huir.
El misterio es evidente:
¿Qué lo mantenía entonces?
¿Por qué no huye?



Hice entonces la pregunta obvia:,
- Sí esta amaestrado ¿por qué lo encadenan?
No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.
Con el tiempo me olvidé del misterio del elefante y la estaca... y sólo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta
.


Hace algunos años descubrí que por suerte para mí alguien había sido bastante sabio como para encontrar la respuesta:
El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.
Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca.Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo no pudo.
La estaca era ciertamente muy fuerte para él.
Juraría que durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía...
Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal aceptó su impotencia y se resignó a su destino.
Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no escapa porque no cree – pobre- que NO PUEDE.
El tiene el registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer.
Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro.
Jamás... jamás... intentó poner a prueba su fuerza otra vez...
- Todos somos un poco como ese elefante del circo: vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad.
Vivimos creyendo que un montón de cosas “no podemos” simplemente porque alguna vez, antes, cuando éramos chiquillos, alguna vez, probamos y no pudimos.
Hicimos, entonces, lo del elefante: grabamos en nuestro recuerdo:
NO PUEDO... NO PUEDO Y NUNCA PODRÉ.
Hemos crecido portando ese mensaje que nos impusimos a nosotros mismos y nunca más lo volvimos a intentar.
Cuando mucho, de vez en cuando sentimos los grilletes, hacemos sonar las cadenas o miramos de reojo la estaca y confirmamos el estigma:

NO PUEDO Y NUNCA PODRÉ!!!
“Vamos por el mundo atados a cientos de estacas que nos restan libertad…

"condicionados por el recuerdo de «no puedo»…

Tu única manera de saber, es intentar de nuevo

poniendo en el intento todo tu corazón…”

Jorge Bucay

Pues bien, todo esto viene a que mirando atrás, en este último año, me vi como ese elefante atado. Desde que presté tanta atención a las molestias que tenía, ha sido una constante batalla sin fin, un bucle del que no conseguía salir, daba con gente que no me solucionaba mis lesiones, y hasta creo que me aparecían más de la cuenta. (Cuando eres martillo, ves clavos por todas partes!).
Cuando prestamos tanta atención a una molestia, yo creo que se acaba volviendo contra nosotros. Nos hace sentirnos como ese elefante. Llevaba tantos meses con molestias que ya creía que no podía correr a ritmos de antes.
La Gran Canaria Maratón, ha sido un antes y un después. Pese a haber hecho sólo los 10 kms, fue una inyección de motivación total. Sea por estar rodeado de tanto máquina, sea por impregnarme de su energía, o por la capacidad de superación que tenían algunos maratonianos por terminar esa prueba. La cuestión es que decidí motivarme a mí mismo, y creerme que si podía. El haber hecho la misma marca que el año pasado ya fue una buena motivación. Y desde ahí, cada día que salgo a correr, me digo a mi mismo que puedo correr. Me siento de lo más motivado. Hoy en Facebook, Fco Luis publicaba un comentario que decía, que cuando sales a correr, o puedes salir a sufrir, o decides disfrutar de tus sensaciones. Pues ahí está!
Yo salgo ahora a disfrutar. Las molestias, pues sí, me sigue doliendo, pero paso de prestarle más atención de la cuenta. Es más, hasta he aparcado las plantillas, vuelvo a correr como antaño. Pues si hay algo que me enseña este deporte, es que no hay mejor cosa que es escucharse a uno mismo. Siento como si hubiese roto esa cadena, que me hacía cargar con lastres de pensamientos negativos.
Y por primera vez en muchos meses, he conseguido enlazar 4 entrenos en una semana.
La semana pasada comencé mi nuevo plan de entrenamiento. Se acabaron las quejas, los no puedos, los no se si voy a poder,... y he decidido hacer un plan como Dios manda. Así quedó mi primera semana de entreno:

Lunes: 50' CC + 2 progresivos
Martes: descanso
Miércoles: 25'CC+ 10x 400m (1'50-2')
Jueves: Descanso
Viernes: descanso
Sabado: 50' CC
Domingo: 80' CC

Total de kms en la semana: 44kms

Las sensaciones muy satisfactorias, y bastante cansado. Pero el ver que uno completa con lo que tenía en mente, siempre es satisfactorio. Aunque hay molestias, recupero más pronto últimamente. Mi único objetivo ahora es sumar, y sumar y sumar kms. A todo esto, aun no he dicho cual es la próxima carrera que estoy preparando. Será una Media Maratón. Aunque aun está por confirmar cual será a la que vaya a darle el mordisco!!



miércoles, 5 de febrero de 2014

Sorprende y No Sorprende

Sorprende y No Sorprende:

En la entrada anterior, comenté que iba a crear una nueva sección en el blog. Algunos fallos de preparativos en carreras o durante el transcurso de ellas, me han animado a que de alguna manera plasmase aquí en el blog mis desacuerdos. El título que le he puesto es "Sorprende y no sorprende", ya que por una parte me sorprende que edición tras edición, se sigan cometiendo ciertos errores, pero por otra parte no me sorprende porque está claro cuales son los intereses que se esconden detrás de los organizadores, los cuales no hace falta que los comente porque los conocemos todos. Pero este apartado quizás si que sirva para que la gente tenga más consciencia y para que no se engañe más.
Así que empiezo a la grande, por el evento del año...


Gran Canaria Maratón 2014

A continuación enumeraré los errores que he vivido más de cerca, tanto en la carrera que hice de 10 kms como lo que vi que sufrieron mis compañeros:

Sorprende y no sorprende...

- que el speaker del evento, nos recordase lo grande que era esta Maratón, y las comparaciones que hacía respecto a otras GRANDES MARATONES, y que se olvidase de comentar por dónde había que entrar a los cajones. Todo el rato estaba comentando los minutos que faltaban y cuando dice que la gente se vaya colocando, me dirijí por donde acababan en la parte de atrás las barreras, y fui avanzando,... utilizando el menos común de los sentidos, y vi que no era ese el grupo. Nos pasó a unos cuantos, más bien bastante gente. Quedaban dos minutos escasos y parecíamos cabras saltando las barreras, pues con toda la gente apelotonada no había manera de ver la pequeña entrada lateral. Cuando veo a un policía y le digo que voy a saltar la valla y me contesta con un "vale". Cuando creo que todo está ya bien, me encuentro por sorpresa a un compi del curro, y me dice que él está en el cajón 3,... si yo voy en el 2,... uno de los dos estaba en el lugar equivocado. A diferencia de los otros años, esta vez no había cartelitos más grandes que se viesen desde lejos. Así que fui caminando hacia adelante, hasta que me encontré con "una barrera humana", unas chavalitas cogidas de la mano, que se negaban a dejar pasar a la gente. Me dicen que de toda la vuelta... WTF!!!!! el speaker va a empezar la cuenta atrás y yo discutiendo con una de las chavalas. Al final le dije: eres consciente de lo que me estás diciendo???? tú misma, pero voy a pasar al cajón 2 igualmente. Levantaron las manos y me dejaron pasar. Que conste que no fui nada agresivo, pero me lo estaban poniendo a huevo.

- el sensacionalismo que se vivió previamente y durante la carrera, poniendo la carrera por las nubes, cuando había semejante falta de organización, era de vergüenza ajena. Permitiendo 1000 corredores más de lo que inicialmente se suponía que habría en la de 10kms. Y que se iba multiplicando por momentos, como los gremlins. Curiosamente desaparecieron 600... (ni Steven Spielberg).

- que al final de la carrera en escasos metros cuadrados más de 2000 personas tengan que quitarse el chip/coger bebida isotónica o agua/ devolver el chip/ recoger la camiseta... erroooor!!! a pesar de que el año pasado dábamos más vueltas, era más espacioso.

- una vez finalizada la carrera, y estabas en ese "campo de concentración" rodeado de vallas de alambre, y veías a tus familiares al otro lado... mal, mal, mal... cuando uno acaba la carrera, está deseando ir a ver a los suyos para que lo feliciten. En este caso, o salías y no volvías a entrar, o te quedabas sin saludar a tu gente.

- la falta de respeto hacia los maratonianos, tanto por parte de la gente que veía la carrera como por los propios corredores de la carrera de 10 kms. Cuando los maratonianos estaban en la segunda vuelta, mucha gente quería cruzar la calle, y ni se fijaban que venían aun corredores a los que les faltaban 21kms. Para colmo, uno de los polis, no se hacía de respetar, ya que vió a su compadre y se puso a trotar a su lado para hacer la broma. 0_o

- la bolsa del corredor de este año, era de lo más pobre. No se como tenían el valor de decir que está creciendo la carrera cuando hay cosas tan evidentes como esta, que los delatan. Hasta la bolsa de cotillón que me compré estas navidades en los chinos, por 1,50€ traía más cosas y más útiles que la bolsa que nos dieron.

- la falta de agua para los maratonianos es IMPERDONABLE. Con el esfuerzo que supone correr tantos kms, y en la segunda parte de la carrera apenas los anime nadie, le sumas que los dejas sin agua,... Más triste es que voluntarios (los más ingeniosos) rellenasen botellas para poder ofrecer cuando ya no quedaba. Pues otros simplemente se limitaron a bajar la mirada a su móvil para seguir con el whatsapp. Pero más heavy me parece que un amigo que corrió la maratón, me comentó que hasta se había llevado 1 euro por si se tenía que parar a comprar agua, y al final la compró!!! señores!! esto es muy heavy!!! que un maratoniano tenga ya que salir con dinero porque duda de que vaya a haber agua suficiente, esto les deja más que en evidencia de que son una mala organización.

- y las que faltaban para el duro,... yo las llamé las "queBuenaEstoyYqueTipoTengo". que puñetas pintaban 5 chavalas al lado de un avituallamiento cual melena al viento, emulando el anuncio del Pantene???? por que de verdad, a mi que no me digan que era para animar. No tengo nada en contra de ellas. Pero creo que sobraban. Si la gente pasaba de ellas, no quiero pensar un maratoniano que va ya quemadísimo. En una ocasión con sus movimientos casi le sacan un ojo a uno que se estaba acercando a por agua. Y en otra ocasión se pusieron las cinco en medio de la calle, simulando que iban a empezar la carrera, para hacerse una foto y el maratoniano que venía por detrás, que si se descuida se tiene que parar. Errorrrrr!!!!

- y sorprende, para bien... creo que es la única cosa que me ha parecido bien. Un compi me comentó que su mujer había hecho la carrera y se había quedado sin camiseta. Y que a base de reclamar, recibieron un email, en el que le decían que tenían una camiseta lista a los pocos días de haberse hecho la carrera. Pero pensándolo bien, es lo mínimo que podían hacer. Ya que había pagado la inscripción, es lógico que le den la camiseta, digo yo!!!

Bueno, esto han sido los puntos que vi y que no me gustaron. Espero que quienes tengan que tomar medidas para solucionar de cara a una futura carrera, lo hagan.


Esto es todo amigos!!

-