Seguidores

miércoles, 1 de julio de 2015

24 h RUN: Los Bloggers le damos duro

 Cuando juntas un grupo de locos a los que les gusta correr y compartir buenos momentos, y se trata de una carrera que se celebra por primera vez, la diversión está asegurada. Si la carrera dura 24 horas, la combinación es explosiva!
Todo empezó hace unos meses, cuando Pancho escribía un tweet anunciando que se iba a celebrar una carrera en el Parque Romano de las Palmas, y que esa carrera duraba 24 horas, era individual o por equipos. Y allí que nos fuimos los bloggers de cabeza. Conseguimos formar dos equipos. Uno era mixto llamado Los Panolis de ultrafondo y el otro 300k. Creamos un grupo de whatsap y todos estabamos de lo más animados. Aun recuerdo cuando entre risas nos planteabamos si el otro equipo debía llamarse 301k para que hubiese algo de competición entre ambos. 
Yo estaba en el equipo de 300k. Como su nombre indica, el objetivo era hacer 300 kms. Dividido entre los miembros del equipo, pues saldría a unas 12,5 vueltas por hora y por miembro, si corriamos dos turnos. 
Como yo soy el que vive más lejos, mis turnos los espaciaron para que me diese tiempo a ir a descansar a casa. Así que me tocaba a las 9 de la noche y a las 9 de la mañana. Gracias equipo!!
Mentalmente, me parecía una prueba bastante dura... cuando uno lleva ya 40 minutos dando vueltas a un recorrido de 1 km, se empieza a hacer pesado. Así que tocaba mantener la mente en calma, y no agobiarse, y dosificar. 
Todo apuntaba a que iba a ser un finde intenso. El viernes por la tarde me tocaba trabajar y luego el sábado por la mañana también. Así que no sólo doblaba en correr, sino que tambien doblaba en trabajar. Normalmente los sábados a última hora de la tarde suelo estar bastante cansado, por llevar cansancio acumulado de la semana. Y me preocupaba el como iba a estar el domingo en la mañana. 
Llegó mi turno, a las 9 de la noche. Pese a que cada uno teníamos una hora de correr, se iba amoldando según las condiciones y lo cansado que estaba. 
Durante la tarde, ya avisan los compañeros que vamos los 9 de la general. Eso nos anima. Los que están por delante nuestro nos llevan una vuelta más. 
Comienzo mi turno, haciendole el relevo a Antonio, que se ha pegado 14 vueltas el máquina. Yo me encuentro fisicamente bien, y decido apretar tambien. Como no se como me voy a encontrar al día siguiente, prefiero correr con calidad y ver si podemos ganar segundos. Pese a que después de la vuelta 4 o 5 se empieza a hacer algo durillo, consigo mantener el ritmo. 
Finalmente consigo hacer 13 vueltas en 59 minutos. Me ha salido un ritmo de 4'32. Mucho mejor que en los entrenos. A lo máximo que había llegado a hacer en los entrenos eran 12'5 vueltas. Pero el parque que hay en el sur, tiene más curvas y desnivel, y se hace más duro. En el Parque Romano, se tratan de dos rectas, es todo llano y el tiempo es más fresco que en Maspalomas, con lo que todo sumado, me hacía ser más rápido. 
 Foto hecha por Pancho.

Tras mi turno me marcho a casa, a descansar lo que pueda, al día siguiente toca madrugar para ir a correr. Apenas dormí 6 horas. Incluso en la noche, me desperté un par de veces y me puse a mirar el whatsap donde los compañeros iban actualizando el estado de la clasificación y las vueltas. 
Cuando llego al parque, me comentan que hemos bajado a la posición 11, y que vamos una vuelta por detrás de nuestro objetivo marcado para conseguir hacer las 300 vueltas. 
Antonio se vuelve a marcar un buen turno, y me toca hacerle el relevo. Estoy algo preocupado por no estar seguro si conseguiré aguantar otra hora más corriendo. Me comentan que puedo ir intercalando con los compañeros, haciendo 3 vueltas y parando, pero decido hacerlo seguido. Me encuentro bien, e intento ir rápido, aunque no voy tan rápido como el día anterior. Los ritmos van rondando 4'30 o un poco más. Ahora es de día, y el sol poco a poco va asomando, y la humedad se hace aplastante. Cuando voy por la vuelta 10, miro el reloj, y le digo a mis compañeros que doy dos vueltas más y paro. Estaba a punto de petar, y hubiera sido un error seguir corriendo a un ritmo bastante más lento. 

Aquí recibiendo avituallamiento de nuestro hombre bala: Aarón.
 
Gracias Alejandra!!!
En las dos últimas vueltas voy ya matadísimo, aunque sigo con el ritmo establecido. Lo bueno de la carrera es que continuamente, vas adelantando a corredores, otras veces te adelantan otros y te picas y hace que suba tu velocidad. Cuando me presta Aaron la botella, me pregunta si se la devuelvo o si me la llevo. Hace tanto calor, que no me quiero arriesgar, y le digo que me la llevo. Aquí la muestra...

Fotaza de Roberto Ramirez, gracias!!

Nuestro equipo, no había ido con ninguna táctica preparada. En realidad, como he dicho, sólo pretendíamos hacer los 300 kms. Así que sólo se trataba de mantener esos ritmos y llegar hasta esa cifra. Pero de repente, la carrera dio un giro. Cuando termino mi turno, los compañeros dicen, que entre los turnos de Antonio y el mío, hemos vuelto a recuperar la posición de antes en la clasificación, y que para sorpresa nuestra, vamos los cuartos en equipo masculino, a tan sólo una vuelta de los terceros. 
El equipo que iba en tercera posición era el del Carucat. Un rival fuerte, con muy buenos corredores. Parecía tentador el querer intentarlo. Aarón, nuestro hombre bala, correría en el último turno, se suponía que correría la última hora y cuarto. Pero con los reajustes que habíamos ido haciendo en los turnos, todavía quedaba bastante carrera y no era cuestión de arriesgarse. 
Después de mí, corrió Manuel Robaina, y poco a poco fuimos ganando segundos, y cada vez estabamos más cerca de los terceros. El podio estaba ahí, casi podíamos tocarlo!! De repente, nuestro compañero del equipo de los Panolis, Quique, se pone a organizarnos y a hacer cálculos. Se le ocurre que los corredores que hemos ido rápido en los últimos turnos, podríamos marcarnos una vuelta cada uno a tope, para que nuestro hombre-bala pueda descansar.
Yo me había inflado a gominolas tras acabar mi turno y a isotónica, pensando que ya no iba a correr más.Así que cuando me dijeron de hacer una vuelta a full... me quedé un poco... ya tu sabe'! Pero pensé que era justo, ya que si no, a Aarón le tocaría correr más de lo previsto. Me fui a hacer un trote para ver las piernas, puesto que al acabar mi turno había tenido algún calambre. Veo que todavía puedo correr. Pero los niveles de tensión van subiendo por mi cuerpo. Habían hablado de correr a 4' la vuelta, porque eso haría que ganasemos segundos y nos acercasemos más al rival, y luego remataba Aarón y podríamos adelantarles. 
Los componenentes del Carucat, cada vez estaban más nerviosos. No paraban de controlar quien de nosotros estaba calentando, para ver quien sacaban ellos. Incluso venían por donde teníamos nuestro banco, para ver si escuchaban lo que estabamos decidiendo. 
La presión cada vez era mayor. Viendo que iban a correr Antonio, Manuel y Jose (todos unos cracks), yo sentía especial presión, porque yo sabía que alguna vez en entrenos he rodado a 4'11 o por ahí,... cualquier fallo en este momento, o petar y tener que dar la vuelta a 5' sería ya la perdición. Y yo no quería ser el lastre del equipo. No quería que por mi culpa, el podio se escapase. 
Me puse las gafas de sol, me dirigí al lugar donde tenía que hacerle el relevo a Antonio. Apreté dientes, cuchillo en boca, y corrí todo lo fuerte que pude. En el giro sentí un fuerte flato, las gominolas estaban acordándose de mí y yo de ellas. Cuando termino la vuelta no doy crédito. Los compañeros me preguntan que a cuanto me ha salido el km y al ver que me ha salido por debajo de 3'40 le digo que posiblemente no me haya medido bien. Y mis compañeros me dan un toque en la espalda y me dicen: que sí coño!! que tu puedes!!!! 
Es tal la presión y a la vez las ganas que tenemos de intentar conseguir el podio, que los que hacemos esa rueda de 1 km cada uno, acabamos corriendo todos por debajo de 4 min el km, casi ibamos más rápido que nuestro hombre-bala!!!!!!
Vuelve a correr Aarón, el va cómodo, y ya van quedando menos minutos de carrera. En eso que llega nuestro compañero Claudio Matos, y comentan que convendría hacer otra rueda más, para darle otro descanso a Aarón. Antonio no está seguro de correr, me proponen si hago yo una vuelta, pero también se lo preguntan a Claudio, que él había tenido molestias en la cadera y pierna, y ni se lo piensa. Esa actitud me dio un subidón, e hizo que yo también me animase a dar otra más. Al final Antonio también la hace. Estamos todos cansadísimos, la adrenalina va subiendo cada vez más. Y estamos todos locossss!! al final nos marcamos otra vuelta a full Claudio, Antonio, Jose y yo. Vamos a darlo todo, hasta la última gota de gasolina.
Nunca hemos luchado tanto por una carrera. Se respira pura emoción. Estamos a punto de adelantar al equipo tercero, el Carucat. Un gran club, para eso es todo un subidón. 
Cuando sale Claudio va a tope y le arranca un montón de segundos al otro equipo, y sería luego Antonio que fue a una velocidad meteórica, cuando pasó al del equipo Carucat. 

 Últimos relevos a muerte

No se me borra esa imagen de la cabeza... Yo ya estaba colocado para hacer el relevo, aun no sabía que habíamos adelantado al del Carucat, y de repente, en el giro antes del relevo, tras una nube de polvo aparece Antonio, que viene corriendo como si no hubiese un mañana. El speaker se está volviendo loco de la emoción, cuando ve que los corredores nos estamos dejando la piel, porque cada vuelta es decisiva: y suelta: Dios mío!!!! esto es una locura, como cada componente de los equipos están dándolo todo!!!!  Me recorre por todo el cuerpo una fuerza, que me ayuda a salir a todo trapo a hacer mi vuelta. Es cuando hago el primer giro, que me cruzo tras unos metros con el rival. Veo que le saco un buen cacho, y al ritmo que vamos ya no me coge. Aprieto, y aprieto todo lo que puedo y más. El podio ya es nuestro y no lo vamos a soltar. Y en este momento viví uno de los momentos que más me emocionaron en la carrera. Los corredores individuales, que llevaban 24 horas corriendo, se dieron cuenta en ese preciso instante de que nos la estabamos jugando por el tercer puesto. Cuando adelanto a uno de los corredores individuales, me suelta un "venga, vamossss!!" Lo primero que pensé... es admirable, un tio que lleva más de 150 kms corriendo en el parque, le sobran fuerzas para darme ánimos?!! pero si se los tendría que dar yo a él, por tal valentía!!! Gracias campeón!!!
Me acerco al arco de meta, donde mis compañeros se estan dejando las cuerdas vocales para animar. En este momento creo que ya está decidida la cosa. Le doy el relevo a Jose, que se me marca otra vuelta meteórica y finalmente corre Aarón, fresco como una lechuga!! 
Ya está claro que le sacamos ventaja de medio minuto al Carucat, y en este momento sucede lo que hace grande este deporte. Los componentes de mi equipo se ponen a dar ánimos al corredor del Carucat cuando pasa, y también pasa al contrario cuando corre Aarón, los del Carucat le animan. Pese a ser competidores, no quita que ambos equipos hemos luchado hasta el último momento, y eso es para celebrarlo. En la última vuelta que pasa Aarón todo el equipo le hacemos la ola. Estamos más alegres que unas castañuelas, somos los terceros, los bloggers!!!!! y para más inri, hemos superado los 300kms, en total hemos hecho 308. Sólo quedaba esperar en la meta a Aarón, a que acabase su vuelta y a celebrarlo a ritmo de batukada!!! Estamos eufóricos. Cuando pasa el equipo del Carucat por meta, nos felicitamos mutuamente, son grandes rivales! Felicidades campeones!!
Nos llaman al podio, nos dan nuestras respectivas medallas y nuestro trofeo. No nos lo creemos!! fotos a tutti plen!!! un gran broche para terminar la carrera. Tras mis gafas de sol se esconde alguna lagrimilla, por ser parte de esta gran fiesta, por haber contribuido a parte de este trofeo. Porque todas las vueltas, cada segundo que ha hecho cada compañero ha contado. 

Foto por Claudio Matos
 
Nunca he tenido una sensación tan fuerte de equipo, como el vivido en esta competición. La carrera ha ido creciendo a medida que pasaban las horas, y el final ha sido de una auténtica competición de formula 1. Juntarse con estos compañeros, mola mazo!!!!! ha sido una inmensa satisfacción participar con vosotros. 
Merecido trofeo


A nuestro compañero Caco, espero que ya estés recuperado. No pude coincidir contigo, pero gracias a tus kms el trofeo es nuestro. Nos vemos en las carreras! fuerza!!
Gracias a cada uno del equipo, que habéis hecho posible este pedazo de momento!!
Gracias a Quique por su estrategia, sus cálculos y su saber hacer!!
Gracias como no, al equipo de los Panolis, que han estado con nosotros en cada momento.
Gracias a los fotógrafos que inmortalizáis grandes momentos, en especial a Alejandra, que hizo mogollón de fotos.
Y gracias al Carucat, por ser un gran rival, por hacer que nosotros crecieramos como equipo, por ponernoslo tan difícil, porque al final eso hizo que nos convirtamos en mejores corredores. 

Creo que hemos hecho historia. Bueno, de eso van nuestros blogs, de pequeñas historias que nos gusta compartir, esos somos... 
LOS BLOGGERS!!

Foto por Antonio Fer


NO PAIN, NO GAIN!!!