Seguidores

sábado, 3 de mayo de 2014

X Media Maratón de Gando: No hay dos sin tres!!!

De mis conversaciones con Dios:
- Dios, se que cuando te pido algo, me ayudas, y que siempre tienes lo mejor para mí, aunque a veces uno tenga dudas de qué es lo mejor para cada uno, pero chaaachooo!! esta vez sí que sí! eres un crack!!! ;)


Cuando uno viene de una humilde isla del Mediterráneo, y llega a otra del gran océano, donde los runners están más acostumbrados a distancias largas, se asusta un poco. Si además, en tú "primer intento"  de Media Maratón, te llevas un susto como el que tuve, pues te asustas más. Así que a los pocos meses, cuando conseguí mi primera Media, me planteaba si había sido un golpe de suerte. Cuando vino la segunda, todavía seguí creyendo en la suerte. Y tenía ganas de volver a hacer otra Media Maratón, para afianzar esta distancia, ganar seguridad y también porque cada vez disfruto más en los 21kms. 

La elección (Media Maratón Macan), no parecía la más acertada. Es un cocktail en el que el ingrediente base es el sol, complementado con unos buenos toboganes y aderezado con viento, "boccato di cardinale"!!!

Mi único objetivo en esta carrera, era coger confianza en esta distancia, intentar ir más cómodo, de modo que no se me hiciese un mundo hacerla. Aunque como digo, no iba a ser tarea facil, por la dureza de dicha prueba. Pero lo planteé como un reto. 

Lo bueno que tiene un reto, es que cuanto mayor es el reto, mayor es el subidón que te da al conseguirlo. Y cuando yo me los planteo, lo hago pensando en que lo voy a conseguir, no me pongo a pensar en que vaya a fracasar.

Y la sorpresa, vino, en que no sólo lo conseguí, si no que para mí ha sido la mejor carrera que he corrido hasta el momento, por las buenas sensaciones que tuve en todo momento. 

 Con Aarón y Antonio Fer, antes de la carrera

Llegué a las 8:45 a la Base Aérea de Gando, había una gran cola de coches para entrar. Pero se notaba que estabamos entre militares, y por ello fue rapidísimo entrar, pues nos hicieron aparcar de forma muy organizada, todo muy cuadriculado y medido, y enseguida fue entrando la gente. 
Estuve un rato charlando con los dos cracks Aarón y Antonio Fer, éstos sí que vuelan!!! ellos si que pueden hacer honor de la camiseta que nos dieron en la carrera. También pude conocer a Noe, seguidora de este blog. Gracias por saludarme y decirme que eras tú, con la gente no te habría reconocido. Y gracias también por seguir el blog! :) Espero que te fuese bien la carrera.
Tras calentar saludé a Gonzalo, Luisa y Javier. Y ya, sin tiempo a pensarlo más, suena el disparo de salida, y ahí salíamos todos a ritmo de tamborada. La salida he de decir, que me pareció un poco caótica. Eramos unos 1000 corredores y sólo un tercio hacíamos la Media Maratón (3 vueltas de 7 kms), el resto eran de la carrera de 7kms. Los corredores de 7kms, eran faciles de identificar, la gran mayoría habían acudido con la camiseta azul que nos dieron en la inscripción. Así que en la segunda vuelta, la maréa azul desapareció, dejándonos más despejados. 
Esta media Maratón, me ha pasado como en las otras, que he ido corto de semanas, y practicamente se resumiría en que entrené más a fondo durante 5 semanas. Aunque sean pocas, cuando sabes que has hecho lo que te habías planeado, te da cierta seguridad. Así que esta vez iba más seguro, de que alcanzaría la meta. 
Lo que tenía claro, es que había que medir mucho las fuerzas. No podías despistarte porque la carrera se podía ir al traste en nada. Desde el primer km ya supe que el viento no iba a tener piedad. Ese era mi mayor miedo. De las tres vueltas, la primera vuelta la hice muy tranquilo. Iba ganando alguna posición y sobre todo teniendo en cuenta que no debía alocarme mucho porque faltaban 2 vueltas más. 

Parece que lo de no salir en las fotos, en esta carrera se está convirtiendo en una tradición. Donde está wally??? (una pista: zapatillas amarillas)

Era tal el respeto que me provocaba esta carrera, que hasta llevaba 2 geles. Pensé en tomarme el primero en el km 9. Pero cuando fui a hacerlo, me di cuenta que iba bien, porque no había forzardo, iba muy cómodo. La primera vuelta me había ayudado a observar cuales eran los puntos donde sufríría más. Y enseguida me di cuenta que lo peor sería el final. El último giro, que es algo más de 1km, que te alejas de la meta, y al girar te abofetea el viento en toda la cara, es donde iba a estar el tío del mazo. Y había que pasar 3 veces! Ya lo había hecho una. Así que decido mantener el ritmo, y esperar a mi segundo paso por esa zona para tomarme el gel. 

En la segunda vuelta, habían puesto una especie de ducha de esas, para que te refresques. Duchas que veía siempre en las carreras que no hago, y que nunca había tenido la oportunidad de probar. Aunque hacía viento, no me lo pensé dos veces. Fui de cabeza!!!!! toma refresco! para cuando me hiciese falta!
Llego al km 13 y decido sacar el gel. He de decir, que a día de hoy, no se como carajos se abren, porque siempre los acabo abriendo mal. Aunque los abro por donde indica, no sale!!!! sigo unos metros peleándome con el gel. Decido apretar más fuerte con el puño, a ver si es cuestión de fuerza... oigo un "pluufff" pero sin percatarme de nada. A todo esto me da por mirar el reloj,... y..... quién me ha echado el potaje encima???? llevo medio pecho con gel sabor a plátano. Antes de que me vea alguien, me echo media botella de agua en el pecho. (si es que siempre digo que la botella no hay que tirarla, que es bueno llevarla). 
Empiezo la tercera vuelta, y sigo ganando posiciones. Creo que durante toda la carrera no me ha adelantado nadie. 

En muchas carreras, cuando intento ir rápido en los últimos kms me suele pasar gente, y cuando lo hacen pienso que son gente que han guardado fuerzas para lo último. Esta vez soy yo el que las ha guardado, y me siento genial. Esta carrera ta pasa factura en cada error que cometes. Cuantos más errores, más grandes parecen a medida que pasan los kms. 
Iba a piñón fijo, me daba igual que fuese cuesta arriba o cuesta abajo, estaba contento de encontrarme tan bien, y en mi mente sólo había motivación. Llevaba más de media carrera hecha, me seguía encontrando bien, y hasta el momento no había tenido un punto de flaqueza. A veces me cuesta mantener ese positivismo, y pensaba que en uno de los últimos kms me llevaría un palo de los que hacen pupita, para llevarme un recuerdo de la Base Aerea. 

Hasta el momento había estado corriendo a ritmos cercanos a 5 pelado. Lo cual era otra gran motivación, teniendo en cuenta que mi última tirada larga de 15 kms me salió a 5'44,... que a esas alturas de la carrera, llevase mejores ritmos, con esas cuestas y el vendabal que hacía, era todo un subidón. 
Yo no se si ese día estaba de un positivismo de la hostia, porque ya ni notaba el viento, ni las cuestas, cada kms que caía era un logro, y una euforia. Alcanzo a un militar veterano, que corría a buen ritmo, y decido seguirle. Al cabo de un rato, viendo que ya va quedando pocos kms, me lanzo, pero enseguida se que ha resultado un error, el militar me va pisando los talones, y no se resigna a dejarme escapar. Cuando veo que está alcanzándome de nuevo, decido que no vamos a ir haciendo el elástico. Parece que nos pusimos de acuerdo, porque desde ese punto corrimos uno al lado del otro, como si nos llevásemos mutuamente. 

Casi toda la carrera había ido solo, exceptuando ese tramo. Vamos ambos adelantando a corredores, hasta que al pasar el kms 18 decido que a falta de 3 kms, hay que empezar a volar un poco. Nos acercamos a otro corredor que iba algo "game over", él le pasa por la izquierda, y aprovechando que yo voy por la derecha, les doy el hachazo a los dos, sabiendo que ya no hay marcha atrás, ahora toca apretar dientes hasta el final. 

Marco los kms 19 y 20 a 4'50 cada uno, joder! I'm on fire!!!! si me dicen que en Gando a esas alturas de la carrera, después de tanta cuesta, iba a ir a ese ritmo, ni me lo creo! Las piernas responden, paso por la zona donde está toda la gente, sólo queda un km, el último, el más jodido, y sabiendo que el viento está allí escondido. Llego a dar el giro bastante matadillo, ahí en ese punto fue cuando de verdad, por primera vez, noté que iba cansado, y que no quedaba chispa. Y toma hostia del viento, iba casi arrastrándome. 
Por si faltaba poco, el viento se estaba manifestando más que nunca, y como a lo peli de Twister, uno de los arcos inflables que había antes de llegar a meta, se estaba despegando del suelo. Al tirar de las cuerdas desde los laterales se medio cae todo el arco y por momentos me pregunto si voy a tener que saltar a la arena, para esquivar tal cacao. Y dos voluntarios cogen y se ponen ahí en medio con las manos arriba sujetando el arco medio desinflado, pero que no eran lo suficientemente altos para sujetarlo sin que alguien alto pasara y no se lo comiese. Así que me tocó pasar bastante agachado, como si mis cuadriceps no hubiesen tenido bastante. Creo que la próxima vez echaré la cabeza para atrás y lo pasaré como en los bailes esos de la barra que la van bajando cada vez más.

Me desvío ya para entrar en la alfombra de meta, y cuando miro el reloj de meta, otra alegría. Apreto dientes de nuevo, e intento hacer un sprint con las pocas fuerzas que quedan tras luchar con el viento y el arco. Entro en meta en 1h 50' 03. Mi segunda mejor marca. A un minuto justo de mi mejor marca. 1 49'03.
Estoy de subidón. He hecho una carrera de menos a más. He medido bien las fuerzas, reservando siempre para el final, he corrido con cabeza, y sin presión. Contento con todo el resultado, planteandome objetivos cortos durante toda la carrera, primero una vuelta de observación, la segunda manteniendo y vigilando las fuerzas y la tercera manteniendo la calma hasta que llegó el momento en el que creía que debía apretar el ritmo. Quizás podría haber apretado antes, pero no quería arriesgar y tirar al traste una carrera que había ido tan bien. 

Ha sido una carrera que he disfrutado muchísimo, y seguramente repetiré. Los 21 kms, es una distancia en la que puedes medir más, planear, y observarte más para conocerte como corredor. Y es una carrera, en la que luego ves la compensación de lo que has hecho.

 Estoy deseando hacer la próxima!