Seguidores

lunes, 24 de septiembre de 2012

No necesito un cerrajero!

Una de las veces que estaba comentando las molestias que tenía en el estómago, me dijeron: "Tú lo que necesitas es que te arreglen el pomo!!". Y pensé, que tiene que ver eso? si no necesito ningún cerrajero,... que tendrá que ver el pomo de mi puerta con el estómago?
A continuación os paso a aclarar la historia. Como comenté en las entradas anteriores, "algo" en el estómago me causaba grandes molestias, y no me dejaba estar al 100%, por lo que estuve casi 3 semanas sin salir a correr. 
A mi los nervios me suelen atacar al estómago. Y bueno, como ya dije, las ansias que tiene uno a veces, por querer ponerse bien, son más poderosas. Así que los nervios me seguían atacando. A pesar de que con las flores de bach llegué a calmarme bastante, si tienes el pomo mal, sigues notando un malestar. Ahora os explico lo que es eso del pomo.
La verdad, que yo no sabía lo que era eso, hasta que vine a vivir a Gran Canaria. Por lo visto, es como una descompensación, en la zona del diafragma, debajo del esternón, zona también conocida como el plexo solar. He buscado información por la red, pero tampoco he encontrado gran cosa. Yo la primera vez que escuché esto, fue en el curso de Quiromasaje que hice. Nos enseñaron a hacerlo. Pero ya no me acordaba de ello, y mucho menos, no lo relacioné con lo que me pasaba.  Por lo que me han explicado, de generación en generación, las abuelas iban enseñando a arreglar esto del pomo. Hoy en día, los sanadores y curanderos también lo conocen. Por lo que a mí me ha parecido entender, estaría relacionado con el músculo del diafragma. Pero si estoy equivocado, que alguien me corrija!
El pomo, o también conocido como "la madre", se puede mover del sitio por nervios, estrés, ansiedad,... si una persona está nerviosa o estresada, se le puede desplazar y eso te oprime de tal forma que te reduce el apetito, tienes nauseas y malestar. Justo los sintomas que yo tenía. 
Total, que decidí arreglarme el pomo. Pues los últimos días estaba, que me notaba como si tuviese ahí un pedazo de globo hinchado, que no me permitía doblarme, y que me pesaba. Me recolocaron el pomo, y fue como si hasta perdiese peso! me notaba más ligero y relajado, hasta me cambió la cara.
Esta semana he salido solo dos veces a entrenar. Entre tantos días de malestar, agotado, diarreas varias y el pomo y la madre del cordero... estaba que me sentía flojísimo. El primer día como no hacía tanto calor, salí a correr y fue un entreno agradable de poco más de 7 kms, pero con buenos ritmos.
El segundo día, fue horroroso. Dos días después de mi primer entreno salí. Pero a pesar de ser las 8 de la tarde, hacía un calor horrible. Y quizás el haber empezado con 7 kms, fue demasiado y llegaba algo cansado a mi segundo entreno. Fue un entreno con ritmo cochinero-total. De hecho, en la vuelta, tuve que parar y caminar, porque me notaba flojo. Después de unos metros volví a trotar. Pero me salieron unos ritmos malísimos. 
En fin, que ahora estoy con vitaminas para reponer fuerzas, y tomandome los entrenos con mucha calma. Mientras veo que pasan las semanas, y que la media de Telde se acerca. Con lo que un plan de entrenamiento, no cuadra. Pero bueno, me hace ilusión porque es la primera que organizan en Telde, y quiero estar ahí. A pesar de que me salga un tiempo malo. Lo que pretendo ahora en las próximas Medias Maratones, es consolidar esa distancia. Y ya más adelante, iré a hacer marca, cuando ni las circunsancias, ni los malestares ni los pomos me lo impidan...
¿¿ y, tu?? necesitas que te arreglen el pomo?????!!!!

lunes, 17 de septiembre de 2012

De vuelta a los entrenos

Hoy despues de casi 3 semanas sin salir a entrenar, he podido retomar esta actividad que compartimos todos nosotros. Un alien se había apoderado de mi estómago, y tuve varias recaidas, las cuales hicieron que se haya demorado mi mejora. El octavo pasajero, ha estado dando por saco más de la cuenta. Pero parece que por fin se ha cansado y se ha ido. 

Antes de que el alien me visitara, empecé con unas molestias en el abdomen bajo. Pero eso era algo muscular. Me había dado demasiada caña, en los abdominales, con mi afán de ir bajando peso, y al final me pasó factura. Sumado al haber quedado tocado después de la carrera de Teror. Quizás 20 kms, habían sido demasiado para mí con lo poco que había entrenado en los últimos meses. 
Así pues, esa molestia en el abdomen, me hizo parar unos días. Cuando ya estaba bien, empecé a tener un malestar, en el cual durante un par de días, me sentía arrastrado, y hecho polvo, sin fuerzas. Hasta que al final, el estómago hizo sonar la alarma!
Normalmente, en cuanto veo que no estoy bien del estómago, me pongo a hacer dieta severa. Lo mejor que me va suele ser pan tostado con jamón york, y beber aquarius. Esta vez el alien había entrenado más que yo, con lo cual la dieta, no funcionaba. Después de estar así una semana, y ver que la dieta no ayudaba, me fui a los médicos. (hay que tener en cuenta, como dije en la entrada anterior, que la dieta la había interrumpido, normal que no diese resultado).
En la segunda visita al médico, viendo que voy teniendo altibajos, me dice, que me ponga a hacer dieta normal, pero sin excesos. Que igual era intolerancia a algún alimento. Como último resultado, decían que podían ser nervios. Yo le advierto, que a mi los nervios me suelen coger al estómago, pero el médico prefiere no centrarse en ello. 
Así que empecé a comer normal, y parecía que después de tantos días de dieta, y empezando a comer normal la cosa iba mejorando. Pero al mínimo despiste, otra vez recaía. 
Ya cansado de toda la historia, y viendo que me ponía más nervioso, decido recurrir a las terapias alternativas. Concretamente a las Flores de Bach. Me dejé llevar por mi intuición, y después de ver que con tantos días de dieta, la cosa no había mejorado mucho, llegué a la conclusión de que eran los nervios. Mis ansias de querer mejorarme, hacían que me pusiera nervioso, y tenía el estómago hecho un nudo. 
Los que no conozcáis las Flores de Bach, explicaros que es una medicina natural, y que pertenece a las terapias alternativas. 
Como he comentado alguna vez en mi blog soy un fiel defensor, de la teoría de que las enfermedades no son casuales. Un resfriado o una gastroenteritis no te surge porque sí, o porque te la contagien. Imaginaos los médicos con la de enfermos que ven al día. Tendrían siempre la gripe... o virus...  
Cualquier desajuste en nosotros, puede provocar en el plano físico una enfermedad. En mi caso, los nervios provocaron ese malestar del estómago. Mientras la medicina convencional trata de poner remedio al sintoma, las alternativas, van más allar, e intentan sanar desde la raiz. 
Si tenéis una gotera en casa, de nada sirve que pongáis un cubo en el suelo, o un parche de donde sale la gota. Pues podría reventar la tubería por otro lado. 
A lo que iba. Las flores de bach, están formadas por las 38 esencias, que descubrió el Dr. Bach. Cada una trabaja con una emoción/vibración. Las suelen preparar en los herbolarios, en frascos de gotas, y te tomas la que te hace falta durante unos días. Hay varias formas de testar cual es la flor que te hace falta. Normalmente te lo pueden hacer a traves de un cuestionario en el que te hacen unas preguntas. Pero eso bajo mi punto de vista, es demasiado genérico. A mi como me lo hicieron, y como da resultado, es con un péndulo. Sí, habéis leido bien. Si la persona que te prepara las flores de bach, sabe manejar bien un péndulo, te salen las flores que has de tomarte, incluso las dosis que has de tomar. 
Y así fue, me salieron dos flores, que resonaban mucho con mi situación. Desde que he empezado a tomarlas, me noto más tranquilo, y además se me ha arreglado el estómago. 
Así que hoy he podido salir a hacer un mini-entreno. He rodado 7 kms. He tenido que esperar a que se hiciera casi de noche, porque hacía de nuevo mucho calor. Me ha salido un ritmo medio de 5'27, con lo cual estoy más que satisfecho. Incluso he mirado abajo más de dos veces, por si estaba corriendo con las piernas de otro!
Salir a correr despues de casi 3 semanas, y tener buenas sensaciones mientras corres, no tiene precio. Y además, hoy no hacía nada de viento. Parecía un regalo caido del cielo. Aunque con el calor que hacía, tampoco me hubiese molestado el viento, jeje
En fin, ya sabeis, a parte de la medicina convencional, siempre se pueden elegir otras alternativas. Pero, ojo a los que correís trails de montaña, no os comáis cualquier flor que veáis por ahí, que ya os veo a 4 patas comiendo hierba!

viernes, 7 de septiembre de 2012

Si agosto me mata... Septiembre,... me remata


Estoy que me cago en todo!! (y perdonad la expresión). Pero no se me ocurría otra forma de expresarlo. Bueno, no es que esté cabreado, más bien lo decía en el sentido literal de la frase. Llevo arrastrando una semana, un mal estado en el estómago. Y no he conseguido aun que desaparezca. Ayer fui al médico, viendo que se prolongaba. A pesar de que no me duele nada, pero no se había normalizado la cosa.
Ya me pasó el año pasado, en pleno verano. Que pillé una gastroenteritis del 15. Y como uno ya sabe lo que sucede, pues he estado haciendo dieta. Esta vez no ha sido tan grave, ya que no he tenido ni fiebre ni vómitos. Pero cual ha sido el problema? no respetar la dieta durante unos días más, para asegurarme de que ya estaba bien. Durante esta semana he interrumpido dos veces esa dieta, y por eso he tenido dos recaídas. 
Te recomiendan que no tomes nada de grasas, nada de dulces y nada de lácteos. A ver si adivinais que es lo primero que he comido en cuanto pensaba que ya estaba recuperado!! sí, eso es!
Bueno, no es que me pegase el atracón padre. Pero basta que tomes lo mínimo de eso, que si no estás recuperado, tienes la recaida, y cuesta luego recuperarse. 
Parece que no escarmentamos, teniéndo la experiencia de otras veces, el hombre sigue es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra. Bueno, en mi caso 2 y 3! Recuerdo unas vacaciones en Córdoba, que el segundo día pillé lo mismo. Con lo bien que se come por allí, y ya a mitad de vacaciones, me veo mejor, y decido comer ya normal, que si fritos, embutidos y demás... y encima, mi hermano empeñado en sacarme de marcha, para que conociese la marcha de allí. (No sabía el la marcha que le esperaba!). Yo pasé la noche de un modo aceptable, si no tomaba ni bebía nada, no me molestaba. Y como tampoco tenía fiebre, no pasaba nada. Así que pensé, bueno, vamos a salir. Aguanté la noche como un campeón, hasta que a cierta, hora, cuando la discoteca estaba más llena, y nosotros en medio de la pista, empiezo a notar unos ruidos que venían de mi estómago. Le dije a mi hermano, que me parecía buena idea de que nos fuésemos ya. Mi hermano me dice que espere, que ya nos vamos enseguida... En fin, que ya nervioso y harto de esperar, le digo: Os espero fuera!! notaba que por segundos, la cosa iba empeorando, el camino a la salida se me hizo eterno. Yo apartando gente, hacia un lado y hacia otro. Parecía que todos se empeñaban en ponerse medio!!!! Noto que me estan dando arcadas. Aun no he llegado a la puerta, joooder, que largo es el camino! Se acaba poniendo una gorda en el camino, que ni apartandola me dejaba pasar. Uffff que agobio, al final pasa ella, y cuando llego a la mismisima puerta: zasss!!!! lo hecho todo en la misma entrada de la disco. No os imagináis que vergüenza. Y lo peor de todo, oir comentarios como: joerrr!!! vaya colocón lleva ese! claro, no me extraña, la peña bebe y no controla... Y yo pensando, joer!! si ni siquiera me he bebido una coca cola! que no estoy borracho!!! En fin, un sofoco. Que el único consuelo fue pensar: Menos mal que aquí no me conoce nadie!!!
Conclusión: hay que respetar las dietas. 
Bueno, esta vez estoy dispuesto a respetarla, y de momento, no tengo pensado ir de discoteca!