Seguidores

sábado, 12 de mayo de 2012

Encontrando la motivación...

Hoy he vuelto a salir a entrenar. Los primeros minutos de trotar me han molestado bastante la tibia derecha. A pesar que ayer me mejoró bastante por el masaje de descarga, los dolores no acaban de desaparecer. Al cabo de unos minutos he empezado a acostumbrarme, y parecía que el dolor ha ido menguando. Solo era un leve pinchado en algun momento. He ido a ritmo cochinero. No he probado a ir más rápido en ningún momento. De hecho, no he puesto ni el gps. Solo he puesto el crono y he ido sin rumbo. Viendo que tal me encontraba. Las sensaciones eran... mucho calor!!!! Y bueno, mientras tanto, como es de forma habitual, he ido pensando en algo que me motivase. He intentado distraer mi mente, cosa que hago en los entrenos. He corrido durante 45 kms, habré hecho 8 kms o quizás algo más, pero no mucho más.
En el entreno he recordado cuando fui a hacer el Camino de Santiago, y he pensado que era una buena "muletilla" para usarla como motivación. Pues si fui capaz de vivir aquella experiencia, caminando largos tramos, subiendo montañas, bajando toboganes de barro, bajo la lluvia, nieve, ventisca, con una mochila a cuestas... por qué no voy a ser capaz de hacer una carrera en compañía de buena gente, en un lugar envidiable y con un tiempo estupendo?? claro que puedes Fran! eso me decía a mi mismo durante el entreno. 
Así que voy a contaros un poco como fue aquella experiencia, por si alguien se anima a hacerla algún día. 
El Camino de Santiago, es como digo yo, un viaje de recogimiento con uno mismo, un viaje en el que lo que más abunda es compartir. Durante todo el trayecto, te acompaña una magia, en la que la gente comparte todo lo que tiene, a pesar de que no te conozcan. 
Dicen que la mejor forma de sacarle chicha a ese viaje, es ir solo. Así eres más esponja para absorber todo lo que te sucede durante el viaje. Nada es casual... A la vez, el camino, se convierte en un reflejo de tu vida. Las personas que vas conociendo, actuan en cierto modo, haciendo un papel, reflejandote parte de tu vida, y en ese momento de recomiento de uno mismo, te ayuda a ver las cosas más claras. 
Allí encuentras gente de otra pasta. No va cualquiera a pegarse esa caminata. Son gente inquieta, con ganas de investigar sobre sí mismos, ganas de conocer y de superarse. Hay desde gente que tiene 40 años, y buscan una experiencia que les llene más o les haga ver por donde han de seguir; gente que ha acabado su carrera y su "GPS interno" les dice que no es en realidad lo que quieren, o gente que necesitan tomar una decisión y se aislan en ese camino, para tomar la decisión desde la tranquilidad. 
Yo en realidad, no pude hacer el camino entero. Solo disponía de una semana, y saliendo desde Menorca, necesitaba un día para ir y otro para volver. Así que solo tenía 5 días para caminar. No obstante, me bastaron para saborear la experiencia, y caminar un total de 129 kms.
El primer día en Roncesvalles, recibes una bendición, en una misa que hacen para los peregrinos, augurandote que tengas un buen camino. "Buen camino" es una expresión que la oyes a menudo, pues la gente en los pueblos, enseguida te identifican como peregrino, y te dicen "buen camino!!", aunque no te conozcan de nada. Es algo muy agradable.
Fui en una epoca de frío, así que no fue muy comodo para caminar. A parte, era temporada baja,  porque algunos albergues no estaban abiertos. La novatada del primer día era que al llegar al pueblo donde se suponía que iba a dormir, el albergue estaba cerrado, y había que caminar 5 kms más. Así que el primer día empecé con una caminata de 27 kms.
Aquí os podeis imaginar el frío que hacía, solo llevaba los ojos destapados, jeje

Para mí era una experiencia totalmente novedosa. A parte, que yo jamás había hecho un "viaje a la aventura". Más bien soy de los que lo programan todo. Al principio me daba algo de vértigo, hacer ese viaje. Pero era cuestión de coger el toro por los cuernos,... bueno, no,... por los huevos!! así que todo era improvisación, y me limité solo a comprar el billete de avión. Una vez en Barcelona decidiría como llegar. Era como lanzarme al vacío. Como leí una vez en un libro: lánzate, y la red aparecerá!! así que fui confiando en que todo iría apareciendo. Al llegar a barcelona, encontré un ofertón para ir en el Ave hasta Zaragoza. Al llegar a Zaragoza, fui a la parada de bus, por suerte en pocas horas salía un autobus hacia Pamplona, y posteriormente de allí tenía que ir a Roncesvalles. Si lo hubiese planeado antes, seguro que no me hubises salido tan bien. Le empecé a coger el gustillo, a eso de improvisar y "perder un poco el control de las cosas".
Cada día el tiempo empeoraba. El primer día mucho frío, el segundo lluvia, el tercero nieve,... el cuarto ventisca... menos mal que me quedaba solo una semana! En muchos momentos, me decía a mí mismo: que carajo haces aquí sufriendo de esta manera, con lo bien que podrías estar en otro sitio de vacaciones??? hay que ser masoca... Pero la recompensa venía al final de cada etapa. Las etapas eran de unos 20 kms diarios, a veces alguno más. Y las sensaciones que uno tenía, al llegar al albergue, son indescriptibles. Pero en pocas palabras era algo así como "para conseguir un objetivo, solo hay que proponérselo".
Lo que más me hacía alucinar, era que podía llover, nevar... que la gente seguía caminando. No les frenaba nada. Miraba en la distancia a la gente, y me preguntaba: a caso nadie se da cuenta de la que está cayendo??? pero por otro lado me contestaba a mi mismo: claro Fran, pero es que se ha venido a caminar, total, ya estas empapado, que más da mojarse un poco más... Os creeréis que no pillé nada de gripe? y eso que cuando flexionaba los pies caminando, saltaban los chorros de agua de dentro de mis botas...
Conocí gente, que compartían todo lo que llevaban en su mochila. Fruta, galletas,... sin que te conociesen. Es como, que se respiraba un "código de honor" en el que se entendía, que la gente compartía e intercambiaba cosas. Fue algo que me ayudó mucho a valorar más lo que tengo. Sin duda, aunque suena muy a tópico, pero cuando vuelves del Camino, no vuelves igual. 
Algo que también me costaba al principio, era, que un día sabía donde estaba, pero no sabía donde dormiría al día siguiente, si encontraría plaza en el albergue, si estaría a gusto. Eso para una persona que lo gusta controlarlo todo, es bastante desconcertante. Pero poco a poco conseguí soltar todo eso, y dejarme llevar. Fue cuando verdaderamente empecé a disfrutar del viaje.
En definitiva, me vine renovado de aquel viaje. Fue una gran experiencia, que recomiendo. Conoces muchísima gente de distintos paises. Gente muy particular, algunos llevaban 6 años en plan sabático, viajando por el mundo, en busca de respuestas.
Creo que hoy en día, lo de hacer el camino se está desvirtuando un poco. Tanto facebook, whatsapp, twitter...etc, hace que la gente esté más pendiente de publicar como van haciendo el camino y de lo que le ponen sus amigos sobre ello. Yo cuando fuí, apagué el movil durante esos días, manteniendome incomunicado totalmente. Solo lo encendía para saber si habían llamado mi familia, y aun así, les dije, que no llamasen si no era nada grave. Creo que en eso consiste el Camino de Santiago. De lo contrario, no hace falta que se vaya uno tan lejos para "hacer senderismo".
Y como digo,... si fui capaz de hacer aquel esfuerzo, seguro que puedo en una semana hacer esa carrera, jeje
Así que a todos los que me acompañarán el día 20... 
BUEN CAMINO!!



11 comentarios:

  1. Tu puedes Fran!!!....muy buena tu entrada sobre El Camino...como bien dices si pudiste hacer etapas de 27 kms con frío y una mochila a cuestas, ¿Por qué no vas a poder darte un paseito ligerito de 21?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, jejeje aunque como sigan estos calores, verás tú...!

      Eliminar
  2. Yo también preparo mi primera media, y tambien hize el camino en invierno!! Luego en verano lo hize en bici, por comparar. Suerte!

    ResponderEliminar
  3. Que bonita experiencia, yo la hice hace 2 años y preciosa. Tienes razon con lo que se desvirtua ahora con tanta tecnologia, pero es lo que hay. Aqui te dejo el enlace de la entrada que hice por si te apetece verla. Un saludico.http://arrierosky.blogspot.com.es/2011/01/mi-camino-de-santiago.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He visto tu entrada sobre el camino. Ese tramo lo conozco, tú hiciste la última semana y yo hice la primera jejeje desde Roncesvalles.
      saludos!

      Eliminar
  4. Muchos animos Fran! Estoy deseando leer tu crónica triunfal.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ufff! eso de la crónica triunfal puede ejercer presión, jajajaja
      a ver como nos sale! me planteo simplemente llegar!

      Eliminar
  5. ¿Y después de eso te me achantas con un medio maratón? Venga Fran que nos tienes engañados y el domingo vas a entrar como un señor por la meta.

    Me ha gustado muchísimo la entrada.

    Yo también trato de controlar todo en los viajes, así que el camino sólo lo haría de hotel en hotel y con el 3G conectado :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Manuel! allí estaremos el domingo, a luchar apretando los dientes, jejeje
      saludos!

      Eliminar
  6. Tengo ganas de hacer yo el Camino también...todo el mundo habla maravillas de la experiencia y tú me lo has confirmado...

    Por cierto, ahí te vi en el vídeo de la Macan tan relajado con Pancho...el domingo nos vemos en la previa...porque sé que después te embalarás seguro....

    ResponderEliminar

Comentarios