Seguidores

viernes, 23 de agosto de 2013

Carrera a Teror 2013: Mi crónica

Por tercer año consecutivo, conseguía llegar el pasado sábado a la meta en la Carrera de Teror, la puerta de la Iglesia. Creo que es de las carreras en las que más he sufrido, pero esta vez fue por las condiciones climatológicas. A pesar de ello, estoy muy contento, ya que para mí, en esta carrera, lo más importante es llegar, y llegar entero. 
El día anterior, no se puede decir que descansase bien. Estabamos con la ola de calor, y era muy dificil conciliar el sueño. Para postre, enfrente de casa, hay un Kebab, en el cual, casi nunca suele haber gente sentada, pero esa noche tuvieron que sentarse 4 chonis a cenar. Se oían las carcajadas y conversaciones desde casa, y entre eso y el calor, era imposible dormirse. Creo que eso fue más duro que la carrera, jejejee Eran la 1 de la madrugada y aun despierto. Pensaba, "esto es una locura, los otros corredores deben estar ya durmiendo, y yo me tengo que levantar en 4 horas, para pegarme una paliza hasta subir a Teror con estos calores." La cosa no pintaba muy bien. 
5:00 suena el despertador, desayuno ligero, me preparo y salgo hacia Tamaraceite, donde tenía la salida la carrera. Al montarme en el coche, no puedo creer lo que ven mis ojos... 30ºC a las 5:30 de la mañana???? Quiero pensar que es un error... pero a medida que pasan los kms, el termometro a penas baja un grado,... 
La carrera empezó algun minuto antes, Manuel lo puede corroborar :) Empecé la carrera con tranquilidad, sabiendo que hay que regular muy bien para poder llegar hasta arriba, y sabiendo que no había hecho los deberes. 
En el inicio de la carrera, hay mucho graciosillo, que quiere hacerse notar dando algún grito a lo "corred insensatos!!!" o en plan gladiadores... poco a poco, los kms se van encargando de callar esas bocas. Hace mucho calor, el aire es muy caliente, así que desde el principio voy corriendo con mi botella (de isotónica obviamente). Voy dando pequeños tragos, y va amaneciendo conforme van pasando los kms. Yo creo que eso es lo que más me gusta. Además, es una carrera en la que es muy dificil que corras solo. Sentir el trote de todos los corredores a tu lado y ver como esa gran masa de más de 800 corredores, va serpenteando por la carretera que va a Teror, me da un gran subidon. Parece que se trate de un entreno multitudinario. En el primer avituallamiento me deshago de mi isotónica, que ya estaba muy caliente y me pillo un agua. Vale, tampoco es que estuviese fría. Pero a la temperatura ambiente, hay que añadirle, el calor que le transmito con la mano a la botella, por ir sudando tanto. Ello hace, que en cada puesto de agua, vaya cambiando la botella. 
A pesar de que la mayor parte del recorrido es en ascenso, a partir del km 6 o 7, es cuando empieza lo "chachi-guay". Yo diría que es donde empieza verdaderamente la carrera. Ahí se nota, los que han entrenado, y los que van a la aventura. Yo esta vez más bien iba en el segundo grupo, pero como no era la primera vez que corría esta carrera, sabía que me lo tenía que tomar con calma. Voy controlando la respiración, bebiendo agua, refrescandome... Es de las carreras que más concentrado he ido. Y como ya sabía las cuestas que quedaban, me limitaba a disfrutar del momento. Había momentos que iba verdaderamente lento. Pero no me importaba, lo importante es llegar.
El hecho de acordarte del recorrido, es una ventaja. No se si es por ir tan concentrado o que, pero a pesar de los ritmos que llevo, la carrera se me está haciendo corta. En un momento, me pareció ver a Adrian. Tampoco era complicado, ya que no suelen verse muchos haciendo marcha atlética. Que buen ritmo llevaba! Ni intenté alcanzarle, ya que sabía que quedaban muchas cuestas todavía. Los últimos kms, son los más duros, vas muy agotado, deseando acabar,... y te llega ese perfume inigualable a Donuts, de la famosa fabrica que los corredores de esta carrera sabemos. Me dan ganas de levantar el dedo, para ver si me cae algun donut, en ese momento, os aseguro que me lo habría comido. Ya vamos llegando a los últimos kms. Cuando nos acercamos a la última rotonda, que ya nos llevara a la ultima cuesta para Teror, me alcanza Manuel, que pese a haber llegado tarde a la carrera, se le ve con una cara de felicidad que me cuesta creer. Me pregunta que cómo voy, lo cual creo que era más que evidente que yo iba quemadillo, me quedo por unos segundos pensando si le contesto, o si le doy un empujón, opto por lo primero, y le digo que voy bastante quemado, pero que creo que llegaré. El sigue para adelante. 
Pocos minutos después, me acuerdo, que he de bajar a pie, y sinceramente no se como irá, ya que el año pasado acabé bastante agotado. 
Las plantillas durante la carrera, no me han dado mucha guerra, el único problema que tengo, es el calor y que me falta fondo. Cuando ya voy entrando en Teror, noto que bebo más a menudo y que me voy tirando agua tambien con más frecuencia. Noto que algo no va bien. Tengo como un aviso, en el que noto un escalofrío que me va desde la cintura a los pies, como un frio extraño. Se que iba a ser dificil hacer la marca del año pasado, ni me lo había planteado. Así que tras ese aviso, no lo dudo ni un momento, necesito parar. Me pongo a caminar. Era la primera vez que me paro en una carrera. No quería pararme, quería llegar corriendo hasta la meta, pero las condiciones no acompañaban mucho. Me acuerdo de la Virgen del Pino, he de llegar hasta ella. "Estoy aquí!!! y llegaré a verte, aunque llegue a gatas a la Iglesia!!" Tras unos pasos y otro trago de agua, parece que me he recuperado. Me pongo a trotar de nuevo. Justo en la última cuesta, antes de empezar la calle de adoquines, vuelvo a notar que me falta algo de gasolina. Me paro otra vez y sigo caminando unos pasos. Cuando estoy casi llegando a los primeros adoquines, me entra ese subidon que nos entra, cuando sabemos que vamos a conseguir llegar. Cojo fuerzas, y me propongo correr ya hasta el final, ya no hay más subidas, es solo dejarse llevar y ya veo la Iglesia y la multitud. Poco a poco me va subiendo la adrenalina, y hasta consigo acabar haciendo una amago de sprint. A pesar de que acabo bastante quemadillo, doy con la palma en el portal de la Iglesia, y acabo emocionandome, por haberlo conseguido un año más, y por lo que significa esta carrera para mí.
Entro a la iglesia, le doy las gracias a Pino por haberme ayudado, y aprovecho para hacer mi petición habitual. Salgo a recoger mi camiseta, y algo de beber, y por supuesto el bocata de chorizo de Teror. Curiosamente no como, pues lo que me pide el cuerpo es líquido. Primero me dan una bebida energética, de no se que marca, que estaba a temperatura ambiente, y como es de esperar, me sienta como un rayo. Me acuerdo que Armando había comentado que el había dejado coche en Teror para volver. Así que me alegré de encontrarlo enseguida, porque creo que hubiese sufrido mucho teniendo que bajar a pata.
Estoy más que contento de haber conseguido el reto una vez más, ya que con los escasos entrenos, no puedo pedir mucho más. Por otra parte, sirvió para ver que tal me encuentro compitiendo con las plantillas. El resultado es bastante positivo. 
Ahora quiero buscarme un buen plan de entrenamiento, y prepararme para las carreras que se acercan en otoño, que hay bastantes. Quiero darle caña a las piernas, y recuperar la chispa!

8 comentarios:

  1. Sufrimiento con final feliz, son las carreras que más nos gustan. Además leyendo que el resultado de las plantillas ha sido bueno, toda la entrada tiene una pinta genial. Me alegro.
    Seguro que este otoño tienes muchas cosas para contarnos. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Buena resolución para como lo tenías previsto, esa temperatura a primera hora de la mañana es criminal, pero supiste salvar los muebles y llegar a ver a la Virgen.

    ResponderEliminar
  3. En la bajada ya no llevaba tanta cara de felicidad ;)

    Las condiciones fueron muy duras ese día y la carrera se las trae.

    Otro añito más sin faltar a la cita con Pino.

    ResponderEliminar
  4. Eres un valiente, yo durante Julio y Agosto no meto ni una sola carrera en mi calendario bastante tengo con los entrenos con este calor. Pero bueno al final aunque con sufrimiento te la comiste, felicidades.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena Fran por la carrera, no siempre se compite con tanta calor y en pleno mes de agosto. Por cierto en Teror tengo un amigo de mili y trabaja en la fabrica de Donuts, Slds

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena por la carrera! PERO imperdonable lo del chorizo ........ ¡eso no se hace!
    #bocataschorizoenLanzaroteYA ;)

    ResponderEliminar
  7. Entiendo perfectamente mi buen Fran esas sensaciones que tan bien has sabido transmitirnos,cuando el cuerpo no va es complicado hacer casi nada, solo escucharlo y si nos pide caminar como a mi tambien me ha pasado mas de una vez hacerlo,al final lo mas importante es haberlo dado todo como tu hiciste y no forzar innecesariamente ya que habra otros años y seguramente puedas llegar mas en forma y subir corriendo sin parar aunque con tanto calor y habiendo dormido tan mal,demasiado en forma hay que estar.De todas formas felicidades por el coraje que pusiste por llegar hasta arriba con esas condiciones tan complicadas y el premio ese buen deseo que habras pedido,menos mal que pudiste bajar en coche.Ponte ahora en forma como yo hare y espero que disfrutemos de los momentos que vienen,lo mejor esta por llegar ilustre Fran,ya lo veras.
    UN abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Enhorabuena por esa carrera Fran! Habiendo entrenado poco, casi sin dormir y con el calor que hacía y lo "amable" del perfil tiene mucho mérito! Qué bien viene tener colegas que dejan el coche el día antes? :)

    ResponderEliminar

Comentarios